Cuando entre dos vértebras se produce un aplastamiento del disco, puede ser que este se desplace de manera horizontal y se deforme, creándose un abombamiento, es decir una protrusión discal

La misión de los discos intervertebrales es amortiguar y absorber el impacto recibido por la columna

Si el abombamiento acaba rompiendo la pared fibrosa del disco, la sustancia gelatinosa que compone el núcleo del disco sale hacia afuera produciendo una hernia discal.

Si una protrusión o hernia comprime las estructuras o nervios en el canal entonces los sintomas aparecen.

Dependiendo del estado degenerativo del disco y de la posición de la hernia o protrusión, el dolor que se irradia hacia la extremidad inferior puede extenderse más abajo de la rodilla (ciática) o solo afectar la zona de glúteos e incluso ingle.

Sensaciones de hormigueo, acorchamiento o quemazón son otros síntomas asociados a discopatías degenerarivas.

Si la lesión del disco se presenta en zona cervical, el dolor y hormigueos se concentran en cuello, omoplato, brazos y dedos.

CONSEJO:

Ante un dolor de carácter agudo con irradiación a piernas o brazos, las primeras 48 horas es esencial la aplicación de compresas de ge frio para disminuir la inflamación. Nunca calor

Paso a paso:

Las lesiones en el disco requieren un mínimo de tres meses para una óptima recuperación.

Con nuestras técnicas, el dolor irá desapareciendo en las cuatro primeras semanas, pero no es indicador de que el disco esté estable. Es importante ser disciplinado ante los consejos que su quiropráctico le indique. Ante una fractura de un hueso todos sabemos que debemos respetar el tiempo pautado de una escayola. Los discos también necesitan su tiempo.

© Copyright 2000 - 2019 DEAN Quiropráctico | TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS